viernes, 10 de febrero de 2017

¿Cómo bañar a mi erizo de tierra?


Bañar a un erizo de tierra es algo sencillo, pero que se debe realizar con ciertas precauciones, para así poder bañarlo de forma segura y sin problemas indeseados.

Erizo de tierra secado con una toalla

¿Cómo debo bañar a mi erizo de tierra?

Antes de comenzar, te recomiendo que leas los cuidados que debes tener antes de bañar a tu erizo de tierra.

Materiales necesarios para bañar a tu erizo de tierra

  • Un recipiente: puede ser plástico, un lavamanos o una tina, pero se debe procurar que sea seguro para el erizo. No se recomiendan recipientes de metal, debido a que el agua disminuirá muy rápido su temperatura.
  • Agua: debe tener una temperatura adecuada (25-28°C) y no llegar más arriba del vientre de tu erizo de tierra.
  • Cepillo de dientes: debe ser de cerdas suaves y blandas, idealmente con todas sus cerdas del mismo tamaño (debe verse plana su superficie). Este cepillo deberás utilizarlo exclusivamente para el aseo de tu erizo, no ocupes este mismo cepillo para tu aseo personal.
  • Champú (opcional): debe ser hipoalergénico, de PH neutro y sin perfumes, preferentemente con ingredientes hidratantes como aloe vera y avena. Sin embargo, en lo personal, no considero que sea necesario el uso de champú, ya que su principal función es eliminar la grasa del cabello, y los erizos son de piel reseca, por lo cual es muy difícil que veas grasoso el pelaje de tu erizo de tierra. A mi parecer, el champú sólo debería utilizarse en casos de suciedad extrema, ya que de lo contrario sólo contribuye a resecar la piel de tu erizo.
  • Toalla: debes utilizarla exclusivamente para el aseo de tu erizo, no ocupes la misma toalla para tu aseo personal.
  • Secador de pelo: debe tener la capacidad de expulsar aire tibio, ya que si es demasiado caliente quemarás a tu erizo y si es demasiado frío lo expondrás a bajas de temperatura y podrías causarle problemas de salud.

Pasos a seguir para bañar a tu erizo de tierra

  1. Coloca el recipiente en un lugar protegido de las corrientes de aire.
  2. Vierte el agua en el recipiente. No olvides que debe tener una temperatura adecuada y que el nivel del agua no puede superar la altura del vientre de tu erizo.
  3. Introduce a tu erizo en el recipiente con agua. Puedes dejarlo caminando o introducirlo de espalda. Si está hecho bola, deberás introducirlo de espalda.
  4. Mójalo cuidadosamente para no mojar sus orejas ni su cara. Con la mano puedes ir tirándole agua en su espalda.
  5. Si utilizarás champú, vierte un poco sobre tu mano, luego frota tus manos para formar espuma, ahora aplica esa espuma sobre tu erizo, masajeando el pelaje de su vientre y las púas de su espalda.
  6. Con el cepillo de dientes limpiarás entre sus púas, deslizándolo siempre en la dirección de las púas, desde su cabeza hasta su cola. Nunca lo hagas en sentido inverso (desde su cola hasta su cabeza), ya que puedes lastimarlo enterrándole sus propias púas. Siempre debes realizar esto con suavidad, recuerda que los erizos de tierra son de piel sensible.
  7. También puedes utilizar el cepillo para frotar su vientre, aunque deberás hacerlo con suavidad y con especial cuidado cuando pases cerca de sus genitales y/o su ano. Si no quieres utilizar el cepillo para su vientre, puedes masajearlo con tus dedos.
  8. Limpia sus patas haciéndole cariño en ellas. Al estar caminando o parado en el agua, la mugre debería ir soltándose y siendo fácil de retirar al acariciar sus pies, si queda algo de suciedad entre sus uñas que te cuesta retirar, puedes ayudarte con el cepillo de dientes.
  9. Ahora toca el enjuague. Retira el agua ya utilizada y con cuidado ve limpiando a tu erizo con agua limpia (también debe tener una temperatura adecuada). Este proceso será más fácil y rápido si no has utilizado champú.
  10. Una vez que ya esté limpio, deberás secarlo. Deja a tu erizo sobre la toalla y sécalo con cuidado, siguiendo el mismo procedimiento que con el cepillo, nunca lo seques en sentido opuesto a sus púas, siempre debes hacerlo desde su cabeza, en dirección a su cola. Debes intentar que quede lo más seco posible, especialmente su vientre y todo lo que puedas de sus púas.
  11. Como con la toalla no podrás secar muy bien entre sus púas, deberás utilizar el secador de pelo. Mantén el secador a una distancia prudente según la temperatura a la que esté arrojando el aire, puedes probar con tu mano, no debe quemarte ni puede estar muy frío. Es muy posible que tu erizo se asuste con el sonido e intente arrancar del viento, si es que se hace bola será mucho más fácil secarlo con el secador de pelo, pero no lo fuerces. Con el secador lánzale viento en dirección opuesta a sus púas, para que el aire logre pasar entre ellas y llegar hasta su piel, a medida que se vayan secando bien, verás que el secador empujará sus púas y estas se levantarán, y las que aún estén mojadas no se levantarán debido a que el agua les añade peso extra.
  12. Una vez que tu erizo esté completamente seco, ya habrás finalizado el baño y podrás regresarlo a su hábitat o regalonearlo.

Observación

Puede que tu erizo defeque y se orine mientras lo bañes, tendrás que renovar el agua cuando pase esto. No te preocupes, es normal que esto pase, en especial si intenta arrancar del agua, ya que los erizos de tierra suelen hacer sus necesidades mientras corren.

Artikel Terkait

Este blog fue creado para compartir información y conocimiento de interés sobre los cuidados de los erizos de tierra, datos y curiosidades.


EmoticonEmoticon